El cartel que ha dejado un joven para que la grúa no se lleve su coche y que se ha vuelto viral

Hay cosas que pueden ser muy molestas en nuestro día a día: que una paloma nos cague el coche recién lavado, que tardemos un par de horas en encontrar parking o que la grúa se nos lleve el coche por no dejarlo donde deberíamos… y es que, precisamente de esto último, venimos a hablaros hoy.

Seguramente, muchos de los que estáis leyendo esto habéis hecho la clásica jugada de dejar el coche mal aparcado y, para intentar libraros de la multa, dejáis un papelito con una nota estilo ‘en un momentito vuelvo’… pero, por lo general, lo que encontramos al vovler es una pegatina en el suelo: se nos han llevado el coche.

Esto es algo parecido a lo que le pasó al protagonista de nuestra historia de hoy. José María (@jminisilva) es un gaditano residente en Barcelona que pretendía evitar tener que ir a buscar el coche depósito y, para ello, dejó una nota que, hoy, se ha hecho viral.

“Son las 12:03 de la noche, llevo 40 minutos buscando aparcamiento y no hay nada. Me estoy cagando vivo y no puedo aguantar más. Por favor no llevárselo que me lo llevo mañana a las 6:30 de la mañana”, escribía José María.

Lo cierto es que lo que no le podemos negar a la nota es que esté escrita con una sinceridad aplastante. Puede que no sea la cosa más ortodoxa del mundo, pero no podemos negar que, al menos en una pequeña proporción, hemos sentido algo de empatía por él… ¿a quién no le ha pasado algo así?



Esta historia se viralizó cuando un usuario de Twitter compartió la historia y, la repercusión fue tal, que el programa de ‘La Sexta’, ‘Aruseros’, consiguió contactar con él para que explicase de primera mano la historia que tanto estaba dando de qué hablar.

Según su propio testimonio, la culpa la tuvo todo lo que comió durante el partido que había ido a ver esa noche: «Que si jamón, que si queso, que si lomo embuchado…, pedimos unas pizzas. Terminó el partido, me vine para mi casa, y vuelta para allá, vuelta para acá… Me llevé 40 minutos dando vueltas y me cagaba encima, me cagaba de verdad”, ha comentado sin cortarse.

El propio José María explicaba que lo único que pretendía era apelar a la compasión de aquellos que leyesen la nota y, como solución a este tipo de problemas, propuso la creación de una ‘zona marrón’… ni tan mala la idea, ¿no?



A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este asunto? ¿Empatizáis con lo que le ha ocurrido a José María? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).



Fuente: Mundo Deportivo.



Puedes ver mas en CabroWorld