Conecta con nosotros

Actualidad

Desafío Agua para Chile ya abastece a 88 familias rurales de la Región de La Araucanía

Lavarse las manos por al menos 30 segundos y cada dos horas son las indicaciones para evitar el contagio del coronavirus. Pero la realidad es que el agua es un recurso limitado, que escasea en algunas zonas del mundo y especialmente en nuestro país, en sectores rurales o de escasos recursos.

El primer Informe de la Mesa Nacional del Agua 2020 del Ministerio de Obras Públicas indica que la cobertura de servicios sanitarios de agua potable en el sector urbano los servicios sanitarios son prestados por empresas concesionarias y ha alcanzado un 99,93% de cobertura.

Mientras que en el sector rural la principal forma de abastecimiento es mediante sistemas de Sistemas Agua Potable Rural (APR). Y según la Dirección de Obras Hidráulicas del MOP, a diciembre de 2019, existen 1.939 Sistemas de APR en el país, los cuales abastecen al 99% de la población de zonas rurales concentradas. Esto deja afuera las zonas rurales semiconcentradas y dispersas.

Desafío Agua para para Chile

Una de las iniciativas que está llevando agua a sectores rurales es “Agua para Chile” de Desafío Levantemos Chile y CMPC, quienes llevan tres años trabajando en la Región de La Araucanía contactándose con las comunidades, loncos, machis y otros líderes vecinales.

“Lo primero que se nos hizo evidente es que La Araucanía es la región más vulnerable de Chile. Luego notamos que había un problema de gestión del agua, pese a que es una región en la llueve bastante, un 71% de la población rural no tiene acceso al agua potable. Por lo que, junto a CMPC, buscamos como de qué manera llegar a la mayor cantidad de gente con soluciones efectivas”, declaró Nicolás Birrell, Director Ejecutivo de Desafío Levantemos Chile.

El primer proyecto que lanzaron fue el “Abasto Santa Aurelia” en la comunidad de Marileo, en Lautaro, Región de La Araucanía, el cual llevó acceso directo a agua potable a 43 familias.

Es así como el segundo proyecto es en Collipulli, en el sector de Chancagua, donde se hizo un pozo profundo de 60 metros a través de un bombeo solar el que permitirá el riego de cultivos de frutilla para pequeños agricultores de la localidad ayudando a fortalecer la economía de 23 familias. Esto permite no solo mejorar la calidad de vida de las familias sino también su economía doméstica.

“Vamos a destinar todos los esfuerzos y la gestión de Desafío Levantemos Chile en conjunto con los equipos territoriales de CMPC para continuar ayudando en las distintas necesidades de agua que tenga la región en sus 32 comunas”, agregó Birrell.

A estos dos proyectos se suma el de Calcoy-Liucura (Collipulli) con 23 familia beneficiadas con agua para consumo humano, totalizando a 88 familias beneficiadas por Desafío Agua para Chile.

Testimonios

Patricia Campos Vásquez, presidenta de la comunidad de Chancagua y quien vive de la agricultura, declaró que “nosotros con la plata de las frutillas, nos alimentamos todo el año prácticamente. Cosechamos con mi grupo familiar entre 100 a 150 kilos diarios, varias veces a la semana. Vendemos en ferias y ahora también nos vienen a comprar a la casa. Y como ya es una actividad importante para nosotros, el tema del agua es clave para mantener esta actividad, sin ella, no podremos prosperar”.

Agregó que, con la llegada del agua directo, tendrán un sistema de riego más permanente y podrán aumentar la producción a más de 200 kilos diarios, lo que les ayudará a pasar mejor el invierno y también a contar con agua directa en las casas.

“El agua es lo más importante en estos momentos, da felicidad, la mayoría de los pozos están secos, el cambio climático ha afectado a todas partes de Chile, por eso el agua es un recurso que debemos cuidar, el agua es vida, sin agua muere todo”, recalcó Patricia.

En los Saltos de Chancagua son varias las familias que han hecho de los cultivos de hortalizas y frutales menores, una actividad central en sus vidas, por ello la escasez de agua los tenía muy preocupados, hasta que apareció el proyecto de abasto de agua.

En la zona de Calcoy, Teresa Colipi Cayumán obtenía agua para consumo humano, gracias a una vertiente. En este lugar, el agua es transportada con la técnica de gravedad y su descenso se hace por medio de canoas o canaletas hechas de madera, así viaja el agua en los campos cuando se tiene acceso a una vertiente, y cómo va sobre la superficie, en verano baja su disponibilidad.

Ahora esta comunidad junto a vecinos de Liucura, están viendo cómo el agua de las vertientes viaja en tubos de PVC, bajo tierra, lo que permite mantener el agua fresca, limpia y disponible en pleno verano.

“En febrero ya estábamos sin agua, en la mañana corre un hilito y dependerá del estanque que cada uno tiene. Hace dos años hice una huerta y se secó. Es triste cuando uno vive sin agua, la escasez no permite ni siquiera tener pequeños huertos, porque se prioriza el consumo humano, para cocinar, lavar loza y ropa. Acarrear agua hace perder tiempo, es un sacrificio, hay que tener fuerza, aunque uno sea joven, termina cansada”, acotó Teresa Colipi.

Comentó también que con el acceso al agua la vida diaria será más fácil. “El agua en todo sentido es vital para el ser humano, así que tenerla nos permitirá hacer más cosas en la casa, tener un huerto para consumo familiar, para cuidarnos de enfermedades, acá no ha llegado la pandemia, la hemos visto de lejos”, señaló Teresa Colipi, que muy pronto dejará sus baldes colgados como recuerdo. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo

Continuar leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencias

PORTAL REMIX 2020 ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS | DISEÑO SITIO WEB FABIAN CREATIVE