La policía de Brasil abrió una investigación contra una iglesia evangélica que anunciaba una ceremonia en la que prometía la “inmunización” contra el coronavirus y otras enfermedades.

“El poder de Dios contra el coronavirus. Venga porque habrá unción con aceite consagrado en ayuno para inmunizar contra cualquier epidemia, virus o enfermedad”, decía el panfleto publicado en las redes sociales de la iglesia Catedral Global do Espírito Santo de la ciudad de Porto Alegre.

Si bien, la policía fue alertada por numerosas denuncias, aún no hay detenidos.

“Acudimos  al sitio de culto el pasado domingo pero en ese momento no identificamos ningún tipo de delito”, dijo a la agencia de noticias AFP la comisaria Laura Lopes, a cargo del caso.

Sin embargo, “como divulgaron ese folleto, abrimos una investigación para verificar lo que realmente están diciéndole a los fieles y descubrir así, si están divulgando alguna especie de cura o inmunización contra las enfermedades”, añadió Lopes.

La investigación tiene por objetivo determinar si los líderes de esa iglesia cometieron el delito de la “charlatanería” que, según la ley de Brasil, consiste en “inculcar o anunciar la cura por medio secreto o infalible” y es castigado con hasta un año de cárcel.

El líder de la iglesia, el predicador Silvio Ribeiro, afirmó que en ningún momento pretendió relegar el papel de la ciencia y la medicina en el tratamiento de enfermedades.

“En ningún momento (el folleto) promete que el aceite cura el coronavirus, en ningún momento dice que venderíamos ese aceite”, se defendió el religioso, quien asegura que en todos sus cultos “desde hace 27 años” orienta a las personas enfermas a buscar un médico.

“Pido perdón a todos, nuestra intención con ese folleto fue llevar fe, esperanza y amor para las personas, jamás otra cosa”, justificó.

Decenas de brasileños manifestaron su malestar en el facebook de la iglesia Catedral Global do Espírito Santo.

“Quieren combatir el coronavirus con un simple rezo y cobrar por el servicio… Eso es práctica de curandeirismo y es un crimen”, se lee en los comentarios.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo