El Gobierno de España incautó más de 2 mil tests de detección rápida de coronavirus a la empresa Siemens Gamesa que iban a ser utilizados en sus trabajadores que se reincorporaban al trabajo. 

La semana pasada, la dirección de la empresa comunicó a sus empleados que se harían estas pruebas a quienes retomaban la actividad laboral entre el día de ayer y hoy.

De esta forma, y tal como ha recomendado la Organización Mundial de la Salud (OMS), Siemens Gamesa, cuyo máximo accionista es la empresa alemana Siemens, tenía por objetivo que cada uno de sus trabajadores se realizara la prueba de detección del coronavirus antes de volver a sus respectivas funciones.

Sin embargo, para sorpresa de los trabajadores esas pruebas de detección del mortal virus no se pudieron efectuar porque el Ministerio de Sanidad incautó  los test para su propia gestión.

Según reveló el medio El Confidencial, el fabricante transmitió el sábado 11 de abril a la representación legal de la empresa que “no disponía de los test previamente anunciados y esperaba poder adquirir más en las próximas semanas, ya en mayo, para que los empleados pudieran acceder a estas pruebas de detección del virus”.

Junto a ello, las fuentes consultadas por el medio antes mencionado explican que los test fueron comprados en Alemania, a pesar de que este país prohibió su exportación, y se iban a dirigir a los servicios médicos subcontratados en España y otras empresas médicas que trabajan para Siemens Gamesa.

La imposibilidad de acceder a los tests de coronavirus, obviamente generó malestar entre los trabajadores, quienes se han visto obligados a acudir de nuevo a sus puestos de trabajo sin que ellos ni el resto de sus compañeros hayan pasado por el examen de detección del virus.

Si bien el Ministerio de Salud de España todavía no se ha pronunciado al respecto, a principio de este mes, la autoridad a cargo de la cartera, Salvador Illa, declaró que comenzaría a hacer test masivos en los servicios esenciales.

El día de ayer, más de 2 millones de trabajadores volvieron a sus trabajos en España, sin embargo, diversas autoridades han advertido que en el país escasean los test rápidos de detección del coronavirus.

El jefe de epidemiología del Hospital Clínic y miembro del comité de expertos que asesora al Gobierno, Antoni Trilla, indicó que había déficit de este tipo de pruebas y que el propio Gobierno tuvo que devolver 640.000 test a China porque eran defectuosos.

España es uno de los países de Europa más afectado por el coronavirus. Según la última actualización oficial, el país registra 172.541 casos de personas contagiadas y 18.056 fallecidos.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo