Hasta hoy, Alemania registra un total de 16.290 casos de contagio de coronavirus, 44 personas fallecidas y 115 pacientes recuperados.

Según la información entregada diariamente por la Universidad John Hopkins, los datos de Alemania contrastan trágicamente con otros países europeos, como Italia que suma 41.035 contagiados y 3.405 muertos, o España que tiene 18.077 casos de contagio y 833 muertos.

En Alemania, la tasa de mortalidad es de solo el 0,2%, mientras que en Italia es del 7,9%.

“Esto es algo difícil de desentrañar (…) No tenemos respuesta para esta diferencia y es probablemente es una combinación de varios factores”, indicó Mike Ryan, director de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a The Telegraph.

Sin embargo, reconoció que “Alemania ha tenido un proceso de pruebas de detección muy agresivo. De esta manera, la cantidad de pruebas puede detectar casos más leves”.

Asimismo, los científicos alemanes añaden que gracias a la rápida reacción del sistema sanitario y de la detección de casos, Alemania se ha mantenido en una mejor situación que otros países de Europa.

La Asociación Federal de Aseguradores Médicas de Alemania declaró que los laboratorios del país pueden realizar 12.000 tests al día. En España, por ejemplo, ni siquiera existe el dato oficial sobre la capacidad de diagnósticos diarios.

“Podemos proporcionar pruebas en un alto grado para poder ver fácilmente los inicios de la epidemia. Desde el principio, hemos llamado sistemáticamente a nuestros médicos para evaluar a las personas”, indicó el profesor Lothar Wieler del Instituto Robert Koch de Alemania.

Otro factor relevante es la capacidad de absorción de casos graves por parte del sistema sanitario.

Según el Ministerio Federal de Sanidad, Alemania cuenta en la actualidad con 28.000 camas de cuidados intensivos y 25.000 de ellas dotadas con aparatos de respiración asistida.

“Hay una gran diferencia sistémica entre Alemania y otros países”, dijo Christian Drosten, virólogo del hospital de enseñanza Charite de Berlín, a la revista Watson.

“Nuestras regulaciones para la introducción de nuevos procedimientos de prueba son muy liberales. En otros países, hay una autoridad central que realiza todas las pruebas para detectar nuevas enfermedades. Además, en Alemania cualquier médico puede realizar una prueba de coronavirus y el seguro de salud pública la pagará“, indicó.

“El mayor desafío para Alemania desde la II Guerra Mundial”

La canciller alemana Angela Merkel se dirigió ayer al país para remarcar la gravedad de la enfermedad y anticipar que, respecto a una eventual vacuna o medicamento, aún no existe una terapia médica que prevenga o detenga al coronavirus.

“El coronavirus está modificando en forma dramática la vida en nuestro país. Nuestra idea de la normalidad, de la vida pública, de la convivencia social, está siendo puesta a prueba como nunca antes”, declaró Merkel.

“Desde la reunificación de Alemania, no, desde la Segunda Guerra Mundial, no se había planteado a nuestro país ningún otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada. Esto es serio. Tomémoslo seriamente“, agregó Merkel en su mensaje al país.

“Alemania tiene un excelente sistema de salud, tal vez uno de los mejores del mundo. Pero también nuestros hospitales se verían superados si en poco tiempo ingresaran demasiados pacientes con una evolución grave del coronavirus”.

“Eso es lo que nos muestra una epidemia: cuán vulnerables somos todos, cuánto dependemos del comportamiento considerado de otros, pero también cómo podemos protegernos y apoyarnos unos a otros, actuando mancomunadamente”.

“Somos una democracia. No vivimos de imposiciones, sino de conocimientos compartidos y participación. Esta es una tarea histórica y solo podemos superarla unidos”, fueron parte de las palabras de Angela Merkel.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo