Científicos indicaron que para final de siglo, la mitad de las playas de mundo podrían desaparecer producto del cambio climático.

La investigación publicada por la revista Nature Climate Change, reveló que debido al aumento del nivel de los océanos, un centenar de playas ya no existirán para el año 2100.

Según el estudio, aunque la humanidad logre reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que son las responsables del calentamiento global, más de un tercio de los litorales arenosos se encuentran amenazados.

Michalis Vousdoukas, quien dirigió el estudio y es investigador en el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, indicó que el mundo debe prepararse, pues la desaparición de las islas no sólo afectaría el turismo, sino también la intensidad de los fenómenos naturales.

“…Las playas de arena constituyen el primer mecanismo de protección contra tormentas e inundaciones; sin ellas, los impactos de los fenómenos naturales serían más fuertes. ¡Debemos prepararnos!”, indicó.

En el caso de Chile, las consecuencias serían de carácter grave porque se prevé una disminución de hasta 7.000 kilómetros de costa.

Sin embargo, Canadá y Australia, son los países que están más amenazados del mundo, ya que ellos podrían presentar una pérdida de 15.000 kilómetros de costa.

Al desastre ecológico y medioambiental que esto supone, habría que sumar las pérdidas en términos de valor ecosistémico y los impactos socioeconómicos severos que podrían producirse, especialmente en áreas menos desarrolladas o con una dependencia fuerte del turismo relacionado con la costa.

Además, no se puede pasar por alto que un alto porcentaje de las costas arenosas amenazadas se encuentran en zonas densamente pobladas, por lo que el estudio sugiere que es muy importante la necesidad de diseñar y aplicar medidas de adaptación eficaces ante estos posibles cambios.

 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo