En los últimos días, misteriosos paquetes están llegando a domicilios de los Estados Unidos procedentes de China, pero las personas que los reciben no hicieron ningún pedido, y cuando los abren se sorprenden con el contenido, lo que por supuesto despierta sospechas y las teorías de la conspiración vuelven a desatarse ante esta situación.

Algo aún más extraño es que los paquetes traen etiquetas como si en su interior trajeran joyas, tal vez como una forma de convencer de abrirlos a quienes los reciben, pero al hacerlo se encuentran con bolsas con semillas que nadie sabe de qué son ni por qué se los enviaron, así que las autoridades ya abrieron una investigación para saber si hay algún riesgo con este producto e identificar a quienes los están enviando.

Por lo pronto se ha hecho el llamado para que se evite sembrar estas semillas, pues se teme que se trate de algunas especies invasoras que puedan dañar a otras especies y ocasionar un desequilibrio en el medio ambiente, aunque esto todavía es una sospecha, pues no se tiene información clara sobre lo que está sucediendo.

Las especies invasoras causan estragos en el medio ambiente, desplazan o destruyen plantas e insectos nativos, y dañan severamente los cultivos. Tomar medidas para evitar su introducción es el método más efectivo para reducir tanto el riesgo de infestaciones de especies invasoras como el costo para controlar y mitigar esas infestaciones.

—Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Virginia, en un comunicado

Además del estado de Virginia se ha emitido la alerta en Kansas, Kentucky, Ohio, Carolina del Sur y Washington, y se ha reportado la llegada de estos paquetes también a Utah, y no solo se pide no plantar las semillas sino abstenerse incluso de abrir las bolsas que las contienen, además de tratar de mantener el paquete y las etiquetas en buen estado, pues pueden arrojar valiosa información para localizar a quienes las enviaron.

Para que se puedan importar a Estados Unidos este tipo de productos se debe hacer con un certificado fitosanitario que garantice que no se trata de una especie peligrosa y que además está libre de plagas, algo que no contienen los paquetes, y por si fuera poco ni siquiera se explica de qué variedad de plantas son, y claro, está también el detalle de que nadie las mandó pedir.

Sin duda que esto es demasiado sospechoso e intensifica la tensión entre las dos grandes potencias, aunque tampoco está confirmado que realmente procedan de China o si simplemente alguien les puso la etiqueta, o qué es lo que realmente pasa, así que no queda más que esperar a ver qué indica la investigación y no plantar esas semillas.

Esta publicación aparece primero en La Guia del Varon