Lleva más de un año de relación con el chef Renzo Tissinetti, dueño del restorante “Malva Loca” y se podría decir que Kel Calderón ha cambiado el ajetreo comunicacional por calma, tomándose con relajo las opiniones de los demás.

A estas alturas, y según lo que la misma abogada ha revelado a BioBioChile, cuando ya se ha pasado la treintena de vida, poco le preocupa lo que digan de sus parejas, de las comparaciones que se realicen o las presiones mediáticas.

Por el contrario, disfruta de un amor sosegado, que disfruta sin estridencias. Ya hace unos días comentó que celebrará una navidad tranquila junto a su novio y que este último se encargará de preparar la cena de nochebuena.

“Quiero algo tranquilo, súper familiar y entre más casero y hogareño, mejor”, detalló a LUN, comentando que es probable que el Año Nuevo lo pase con la familia de su pololo que vive en Viña del Mar.

“Lo más normal posible”

Y ahora, al medio radial, vuelve a relevar el modo de vida que la tiene tan contenta. “He tenido relaciones de todo tipo: súper públicas, con gente que trabaja en el medio, relaciones de las que no se ha sabido nada. Creo que ya teniendo más de 30 años (ya no pienso en) ‘y si termino ahora, cómo lo des presento’, ‘¿Va a salir algún cahuín por acá?’ (en los medios de comunicación), ‘Y si nos damos un tiempo ¿la gente no va a saber?’”, relató a la emisora.

Cansada de ese cuestionamiento, concluyó que en todo momento hay personas finalizando relaciones. “Ya lo tengo normalizado y no quiero que sea preocupación”, reconoció la también influencer, razón por la que justamente está viviendo su relación de la manera “más normal posible. Si un día se acaba, tampoco me veo sacando un comunicado, pero imagino que la gente, eventualmente, se dará cuenta”.

En la oportunidad, también abordó los desubicados comentarios de personas que le plantean que, por su edad, ya no tuvo hijos o que ya no se casó habiendo tenido tantas parejas.

“Siempre hablo de mí como ‘cuando sea grande’, que es ridículo porque ya soy grande (tiene 32 años). Jamás me he sentido presionada a casarme. De hecho, soy de las que todavía no se quiere casar. Creo que ya no hay momentos”.

Sobre el tema, dejó en claro que hay muchas formas de conformar una relación más concreta, las que no siempre involucran un anillo. “Si me quiero casar, si mi pareja no quiere, si nos volvemos locos y nos casamos un día, o si nos dan ganas de tener hijos, o si después no queremos, si decidimos adoptar… No sé, hay tantas opciones… ¡hasta vientre de alquiler! Hay tantas formas de hacer familia hoy que no estoy dispuesta a ninguna presión social que me diga cómo vivir”, concluyó enfática.

La entrada “No estoy dispuesta a ninguna presión social”: La sosegada relación de Kel Calderón con su novio alejada del estrés mediático se publicó primero en Fotech.cl.

Shares: