En estos momentos de confinamiento y distanciamiento social, el día a día de las personas y los trabajadores se ha visto impactado profundamente, provocando altos niveles de ansiedad, sobre todo en personas que viven solas, ya que se hace mas evidente al perder las instancias de socializacion.

Es por ello que, la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) entregó algunas recomendaciones para aquellas personas que viven solas puedan manejar de mejor manera esta cuarentena.

Recordar el motivo del aislamiento y darle sentido. Pensar en que el aislamiento es un acto de autocuidado y de solidaridad para nuestro cercanos y la comunidad en la que estamos insertos.

Mantener el contacto virtual con familiares y cercanos. Aunque parezca contraintuitivo, distancia física no implica distancia emocional ni aislamiento social. Hoy en día existen numerosos medios para conectar con familiares y personas significativas y conversar de lo que nos pasa u otros temas que nos interesen. Por lo que, la ACHS aconseja mantener el contacto de manera virtual generando encuentros con amigos, familia y otros cercanos significativos. “Lo ideal son videollamadas donde se incorpora el lenguaje no verbal- la mirada a los ojos, la gestualidad- y la comunicación más global, generando acompañamiento, alivio y contención, explicó Lisette Araya, Psiquiatra Jefa de de la Unidad de Psiquiatría y Psicologia del Hospital del Trabajador– ACHS.

Resguardarse en una comunidad. Las bases de nuestras conexiones sociales son las experiencias y los intereses que tenemos en común con los demás. Cualquiera sea el tema, de seguro hay un grupo online que comparte las mismas inquietudes. Más allá del grupo de amigos que ya se tiene, puede ser gratificante pasar tiempo conociendo a una comunidad de pares con quienes compartir y/o aprender. “Esto ayuda a pensar que no son individuos solos, sino que son personas insertas en una comunidad y eso otorga un espíritu de unidad para lidiar con esta pandemia y sobrellevar mejor esta situación”, agregó.

Pasar tiempo con la mascota. La interacción con mascotas es una excelente alternativa para reducir la ansiedad generada por el aislamiento, ya que cuando compartimos con ellos recibimos este afecto sin ser juzgados por nuestro estado de ánimo, y nosotros mismos les entregamos cariño sin avergonzarnos. A través de los animales, como perros o gatos, recuperamos ese valor de estar cerca de otro.

Profundiza relaciones. La asociación también recomienda reflexionar sobre la salud social y tomar una acción online para generar, profundizar, retomar o crear un vínculo. Como retomar una relación de amistad o familiar distanciada.

“Podemos, en lo posible, ampliar los temas de nuestras conversaciones en los encuentros online con otros, distanciandonos un rato del tema COVID”, declaró.

Hablar de cómo te sientes. Habitualmente las personas piensan que si hablan de sus emociones van a abrumar o preocupar a sus cercanos.

“Hay un tabú de que, si yo siento, soy débil. Yo pienso, muy por el contrario, que las personas tenemos emociones y sentimientos que son inherentes y que incluso son parte fundamental de nuestra evolucion como especie. Desde ahí, el hablar de cómo nos sentimos nos ayuda a adaptarnos a los cambios. No hay que tener culpa ni vergüenza de compartirlas, porque no canalizarlas harán que salgan de otra forma, que puede ser dolor de cabeza, problemas para dormir, pesadillas, comer más de la cuenta, falta de concentración, irritabilidad, entre otras. Es inevitable tener las reacciones emocionales que tenemos frente a esta crisis global, pero podemos elegir qué hacer con lo que sentimos y compartirlas con nuestros seres queridos es una forma de canalizarlas”, concluyó la especialista.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo