La Comisión Nacional de Sanidad de China informó que ayer detectaron 17 nuevos casos positivos de coronavirus en el país, donde cinco de ellos corresponden a la provincia de Hubei, específicamente a la ciudad de Wuhan.

Según las autoridades sanitarias de China, los infectados de Wuhan eran en un principio asintomáticos, pero hace unos días comenzaron a manifestar síntomas de COVID-19.

La provincia de Hubei había registrado 35 días consecutivos sin detectar nuevas infecciones. Sin embargo, el panorama ha vuelto a cambiar y las alarmas se han vuelto a encender tras este rebrote.

En China, de los diez contagios locales a nivel nacional diagnosticados en las últimas 24 horas y entre los que figuran los cinco de Hubei, ocho corresponden a la provincia nororiental de Jilin y los dos restantes a las vecinas Liaoning y Heilongjiang, con uno en cada una de ellas.

Asimismo, las autoridades sanitarias chinas indicaron que, hasta ayer, se dio de alta a 24 pacientes y se logró sacar de la situación de gravedad a otros cuatro, lo que deja el número de infectados activos en China en 141, nueve de los cuales se encuentran en estado grave.

Paralelamente, el parque Disney de Shanghai volvió a abrir sus puertas el día de ayer, pero con ciertas restricciones, siendo el primero en el mundo que vuelve a abrir desde que empezó la pandemia.

Para ingresar, los visitantes deben llevar mascarillas y mostrar el color verde en una aplicación de su teléfono para corroborar no estar contagiados.

El parque de atracciones tiene previsto acoger un máximo de 24.000 personas al día durante varias semanas en vez de las 80.000 que solía recibir normalmente. Además es obligatorio reservar antes por Internet.

Esta publicación aparece primero en El Dinamo